Noticias

Crean folículos de cabello a partir de células madre

El cabello biogenético creció sin problemas en ratones de laboratorio.

Investigadores japoneses de la Universidad de Ciencias de Tokio han conseguido implantar y hacer crecer folículos de cabello creados a partir de células madre. Los resultados de su investigación han sido publicados en la revista científica Nature Communications.

La importancia del estudio reside en dos aspectos: en primer lugar, es la primera vez que se emplean células madre adultas, y no embrionarias. Y, en segundo lugar, los folículos creados sean plenamente funcionales y se integren por completo con el tejido circundante, cosa que hasta ahora no se había conseguido.

Los investigadores de la universidad de Tokio crearon por medio de ingeniería genética células embrionarias de folículos de cabello a partir de la combinación de dos tipos de célula: células madre epiteliales adultas, y células de la dermis papilar.

A continuación, implantaron dichas células en la piel de ratones sin pelo. El cabello no sólo creció normalmente, sino que también siguió sus ciclos normales de crecimiento, caída y reemplazo. Las células también mostraron comportamientos normales como por ejemplo piloerección (lo que se conoce coloquialmente como “pelos de punta”) provocada por la contracción de los músculos cutáneos.

Asimismo, los folículos creados por ingeniería genética desarrollaron estructuras correctas y establecieron las conexiones adecuadas con el tejido circundante, incluyendo la epidermis, los músculos que provocan la piloerección, y las fibras nerviosas.

En opinión de los autores, este experimento demuestra que no sólo es posible restaurar un folículo piloso, sino que también es posible establecer conexiones con la piel receptora por medio de trasplantes intracutáneos de embriones de célula de folículo de cabello modificados genéticamente.

Es más, los resultados del experimento no sólo son esperanzadores para hallar una cura genética a la calvicie, sino también de cara a la búsqueda de nuevas “terapias regenerativas de órganos” para emplear células madre para reemplazar órganos dañados por enfermedad, lesiones o por envejecimiento.

Imprimir el artículo