Noticias

Vitaminas adecuadas para prevenir la caída del cabello

Hábitos de vida poco saludables, cambios hormonales, diversas enfermedades y factores genéticos contribuyen a la pérdida de cabello: contra estos factores, existen ciertos nutrientes que puede ayudar a combatir la caída del cabello

Los factores que contribuyen a la caída del cabello son el estrés, factores genéticos como la alopecia androgénica, el tabaquismo o una dieta inadecuada. Los desequilibrios hormonales también causan la caída del cabello; las mujeres durante la menopausia tienen un riesgo especialmente acusado. Los esteroides u otros tipos de fármacos que interactúan con las hormonas así como los disruptores endocrinos (productos químicos que son “confundidos” por nuestro organismo con hormonas) también puede alterar el proceso normal de crecimiento del cabello y provocar la caída de éste. Una dieta equilibrada puede reforzar el crecimiento del cabello: los alimentos integrales, frutas y verduras son las mejores fuentes de vitaminas y nutrientes, aunque los suplementos vitamínicos también pueden ayudar a estimular el crecimiento del cabello e impedir su caída.

La Vitamina C

La vitamina C es necesaria para producir colágeno, el cual forma parte de la estructura del cabello y de los folículos capilares. El cuerpo humano no es capaz de producir esta vitamina, de ahí que debamos consumirla diariamente por medio de alimentos o suplementos vitamínicos. Frutas y verduras, en especial los cítricos, son las fuentes naturales de vitamina C. Ciertos champús y productos para el cuidado de la piel o de las articulaciones incluyen vitamina C debido a su eficacia.

La Vitamina D

La vitamina D permite que el cabello crezca; las personas con severas deficiencias de esta vitamina sufren de raquitismo, uno de cuyos síntomas es la caída del cabello o su pérdida total. Adquirimos vitamina D por medio de la exposición al sol.

La Vitamina E

La vitamina E estimula la creación de nuevos vasos sanguíneos: cuando se ingiere o se aplica al cuero cabelludo, puede favorecer el crecimiento del cabello o prevenir su caída. Masajear el cuero cabelludo con una solución de vitamina E ayuda a estimular el riego sanguíneo, lo cual favorece el crecimiento del cabello. La vitamina E se encuentra sobre todo en frutos secos, semillas y aceites vegetales, además de tomates, aguacates y germen de cereal.

La vitamina B

La vitamina B nutre los folículos capilares. Dentro de las vitaminas del grupo B se recomienda tomar las vitaminas B1, B2, B3 y B5 para estimular el crecimiento del cabello. las vitaminas del grupo B también ayudan a combatir el estrés, una de las causas principales de la pérdida de cabello.

La vitamina A

La vitamina A contribuye a la creación de retinoides, un tipo de compuesto asociado a muchas funciones importantes del organismo como la regulación de la visión, el crecimiento celular y óseo, la función del sistema inmunitario y la activación de genes supresores de tumores. Los retinoides también estimulan los folículos pilosos y refuerzan la producción de nuevos cabellos. Alimentos como las acelgas, espinacas o zanahoria, en especial esta última, tienen vitamina A en abundancia.

Imprimir el artículo