Noticias

¿Estamos más cerca de una cura contra la calvicie?

La pérdida de cabello es un problema que afecta a aproximadamente la mitad de hombres y mujeres mayores de 50 años. Desde una ligera pérdida de cabello a la calvicie androgénica, la alopecia es un problema médico todavía pendiente de resolver. Los medicamentos existentes en la actualidad tan sólo pueden ralentizar la pérdida de cabello, pero no son capaces de hacer crecer nuevo cabello, mientras que las opciones quirúrgicas como trasplantar cabello de otras áreas del cuerpo al cuero cabelludo son costosas, lentas y tienen éxito desigual.

Cómo estimular el crecimiento del cabello.
La solución ideal sería estimular los folículos defectuosos para que generen más cabello, o hacer que los folículos trasplantados puedan asentarse mejor y “echar raíces”. Un nuevo estudio publicado recientemente en Proceedings of the NATIONAL Academy of Sciences muestra un nuevo método que podría llevarnos a conseguir tal objetivo.

Gracias a estudios anteriores, los científicos ya tenían constancia de que los folículos pilosos sólo necesitan el entorno celular y molecular apropiado para crecer. Sabiendo esto, científicos no sólo trasplantaron los folículos (que sirven como “raíces” para el nuevo crecimiento celular) si no que los implantaron junto con las células dermales que les acompañan. La clave estaba en trasplantarles en una esfera de células tridimensional y colocada hacia debajo, de tal modo que todas las células pudieran comunicarse e interactuar entre sí, enviando las señales adecuadas para estimular el crecimiento del cabello.

Para poner a prueba este método, los investigadores cultivaron células dermales de diversos donantes humanos, clonando las células en un cultivo de tejido. Pasados unos días, insertaron el cultivo de células dermales entre la dermis y la epidermis de muestras de tejido humano en los que normalmente no crecería cabello de ningún tipo (la piel del prepucio de lactantes circuncidados). A continuación, las muestras de piel humana eran insertadas en ratones transgénicos. La técnica tuvo éxito: cinco de los siete ratones trasplantados desarrollaron vello durante al menos seis semanas. Aunque el cabello que consiguieron hacer crecer era de pequeño tamaño, los científicos han conseguido por vez primera hacer crecer cabello en células dermales que normalmente no tienen capacidad para ello.

Posibles usos: estéticos y terapéuticos.
Los autores del estudio creen que si podemos cultivar células dermales de forma que puedan ser estimuladas para que se agreguen entre sí, podríamos llegar a crear las condiciones necesarias para hacer crecer cabello en la piel humana. Esta técnica podría emplearse para tratar todo tipo de problemas asociados a la pérdida de cabello: desde la calvicie androgénica hasta pacientes quemados que han perdido la capa superior de piel que contiene los folículos pilosos.
Imprimir el artículo