Noticias

Identifican posible diana terapéutica para el alcoholismo

Un nuevo artículo publicado en Nature Neuroscience identifica una proteína del cerebro que podría servir para suprimir el deseo de seguir bebiendo alcohol e incluso para prevenir el alcoholismo.

El consumo episódico de alcohol, un problema cada vez más importante.
El fenómeno denominado “binge drinking” (consumo episódico de alcohol o beber grandes cantidades de alcohol en poco tiempo) se ha convertido en un problema de salud pública en numerosos países. En los EE.UU uno de cada seis adultos (unos 38 millones de personas) practica el binge drinking, mientras que en España la Encuesta sobre alcohol y drogas en la población general de España indica que un 15.2% de la población realiza esta práctica, en especial los de edades comprendidas entre 20 y 29 años. Se define como “binge drinking” a consumir más de seis copas en hombres o cuatro en mujeres en menos de tres horas. Asimismo, la población más joven combina a menudo el consumo de alcohol con otras drogas, con lo que los efectos dañinos se multiplican.

Los autores del estudio han identificado un compuesto del cerebro, denominado neuropéptido Y (NPY) que puede suprimir o atenuar esta peligrosa conducta. El neuropéptido Y actúa en una zona del cerebro denominada estrías terminales, que sabemos que está asociada a respuestas de ansiedad, estrés y satisfacción. El efecto “anti bebida” se produce debido a que este compuesto inhibe una población específica de células que producen una molécula denominada CRF o factor de liberación de corticotropina la cual “estimula” el consumo de alcohol. Al imitar el efecto del NPY por medio de proteínas modificadas genéticamente, los científicos pudieron suprimir el consumo episódico de alcohol en ratones. Asimismo, también descubrieron que este sistema de bloqueo de consumo de alcohol es alterado por el consumo de alcohol a largo plazo, lo cual indicaría que podría servir como marcador o como tratamiento contra el alcoholismo crónico.

Identificar dónde y cómo el neuropéptido Y puede disminuir el consumo episódico de alcohol y la observación de que el sistema del NPY se ve modificado durante los primeros episodios de consumo excesivo de alcohol antes de pasar a una situación de dependencia (alcoholismo), constituyen novedosos e importantes descubrimientos. Resulta especialmente importante, en opinión de los autores, el hecho de que estos descubrimientos sugieren que restaurar el sistema del neuropéptido Y no sólo sería útil para tratar los trastornos por consumo de alcohol, sino que también podría proteger a algunas personas de desarrollar adicción a las bebidas alcohólicas.